Cómo limpiar metacrilato sin estropearlo: Consejos

como limpiar metacrilato

Para el óptimo estado y mantenimiento de productos elaborados en metacrilato es bueno seguir una serie de recomendaciones en cuanto a su limpieza. De esta manera, podremos mantener su transparencia y cualidades como si no hubiera pasado el tiempo.

Ten en cuenta esta recomendaciones que se te muestran a continuación:

Utensilios y productos de limpieza adecuados

Para la limpieza y mantenimiento de materiales acrílicos, como el metacrilato, es importante que conozcas qué productos y materiales puedes utilizar y cuáles están desaconsejados.

Para limpiar correctamente el metacrilato, productos similares al metacrilato o láminas acrílicas, se recomienda utilizar productos de limpieza tales como:

  • Trapos de algodón, que puedes comprar u obtener de antiguas camisetas de algodón en desuso.
  • Jabón con PH neutro, uno que perfectamente puedes utilizar para ducharte y puedes colocar en un pequeño dosificar para este fin.
  • Agua, que junto con el trapo de algodón eliminarás los restos de suciedad del metacrilato, ya que no es un material poroso y, además, quitarás la electricidad estática que se produce en estos materiales plásticos.
  • Limpiador antiestático, que también se utiliza para la madera, eliminando las huellas, las marcas de suciedad, proporciona brillo a la superficie y, además, repele el polvo durante días.

Sin embargo, hay productos que están desaconsejados para la limpieza de superficies de materiales acrílicos, tales como el metacrilato y policarbonato, ya que erosionan su superficie haciendo que ésta pierda algunas de sus propiedades tan importantes como la transparencia o nitidez. Por ello, se desaconseja utilizar productos que habitualmente tenemos en nuestras casas y oficinas, como el alcohol y derivados del alcohol, esponjas, disolventes y detergentes abrasivos, que muchas veces contienen alcoholes que producen daños en las superficies. Además, una vez que el daño en el material ya está hecho, ya no hay vuelta atrás.

Con limpiar la pieza o superficie de metacrilato con un trapito de algodón humedecido y un poco de jabón neutro, será suficiente. Si no, siempre puedes aplicar simplemente agua o el producto antiestático en el trapo y después frotar las superficies de metacrilato.

Cómo limpiar el metacrilato sin asumir riesgos

Ten en cuenta que para realizar la limpieza de un producto de metacrilato debes tener especial cuidado, puesto que, aunque es un material muy resistente, su fragilidad dependerá de su grosor, así como como las dimensiones y forma que esta pieza tenga. Por eso, debes sujetar bien la pieza, si es posible estando sobre una gran superficie donde apoyar o donde puedas movilizar la pieza. Evita siempre la limpieza sin haber humedecido previamente el trapo con agua o con el producto antiestático.
Aunque anteriormente decíamos que el metacrilato no es un material poroso, al menos para nuestros ojos, sí que el alcohol puede penetrarlo y dilatarlo hasta romperlo. En alguna ocasión puntual puedes usar alcohol para quitar restos de pegamento o cinta adhesiva, pero recuerda no utilizar alcohol para su limpieza habitual.

Si el metacrilato tiene manchas de grasa, por ejemplo porque se utiliza como protector de alimentos en hostelería y se ha manchado la superficie con restos de comida y grasa, puedes limpiarlo con una mezcla de agua y jabón con un trapo o utilizando un estropajo antiarañazos.

¿Qué pasa si al manipular el material o limpiarlo se produce un arañazo?

La manera correcta de arreglar un arañazo en el metacrilato es pulirlo, abrillantarlo o desgastar su superficie ligeramente hasta volver a conseguir la transparencia y brillo habitual de este material. Sin embargo, no es habitual tener estas opciones al alcance o saber a qué profesional recurrir o si su arreglo merece la pena. Por eso, para poder hacer un arreglo casero siempre podemos recurrir a la pasta de dientes con alto contenido el flúor, que será más fácil de conseguir que la pasta de pulido, nos erosionará ligeramente esa superficie consiguiendo el pulido que deseamos.
Deberás frotar de forma insistente esa zona hasta disimular el arazaño, teniendo cuidado con las zonas no afectadas, ya que puede dejar también mate esa superficie.

Deberás elegir entre mantener ese arañado, que quizás no sea tan significativo, o crear una superficie mate donde se corrija ligeramente ese arañazo. Siempre que hagas una prueba de este tipo, recuerda hacerlo en superficies menos visibles de la pieza o producto de metacrilato.

Reparación de una plancha de metacrilato rayado

Comparte este Post
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja un comentario